Me preguntas??? Estas ansias escapan a la mera definición de profesión; son de alguna manera una especie de estigma o esencia que encuentra las palabras exactas para enmarcarte en una condición más que en un concepto… y luego la realidad es más sencilla o más complicada?: escribes porque vives y vives porque escribes.

martes, 22 de enero de 2013

A ser yo...


He pensado en escribir sobre tener 28, y toda esa intensidad que se le viene encima a las mujeres cuando el reloj biológico comienza como loco a jugar con las manecillas y los surcos en la frente… pero la verdad es que para mi no se expresa diferente.
 Mi cronos debe haberse averiado en algún momento impreciso. Lo cierto es que el grito visceral aun no me llega… y acá estoy otra vez, en el banquillo de los que deberían sentir, pero no sienten…
Sigo odiando las mañanas y las reuniones… Camino debajo de la lluvia aunque el cuerpo ahora se debata en catarsis de gripes y otras venganzas, incluso así tengo arcoiris.
No consigo peinarme más de una vez por semana, y se que por lo bajo mi expresión de desenfado se confunde a veces con sociopatías y demás  demonios, pero he aprendido a cargar conmigo, incluso cuando esa vorágine devastadora, que puedo ser yo,  logra imponerse…
Hace unos años se rompió mi burbuja, y la idea de ser inmortal se me vino de bruces… por primera vez sentí que algo se iba, se escurría  en las manos de otros… Desde entonces mis días son más largos y las cuentas se quedan en el aire…
He besado ya a príncipes y a sapos… me he perdido en otros ojos al extremo de no reconocerme, he estado en el cielo y de vuelta, y aun después de tanto vuelo roto, sigo teniendo ganas…
Me gustan las cosas pequeñas y que brillen, aunque con los años, las más de las veces me he vuelto gris.
Me despojaron de protestas, resentimientos y canas al azar. Vivo con mis padres, paso horas en terminales, entre prisas y rostros raramente desconocidos…
Tengo tantas ganas de decir… pero los sentimientos no son palabras…
Tener 28 es igual.

4 comentarios:

  1. Lindo tata, yo solo pienso en los 30 jajaja y lo peor, lo peor es que a veces me creo que sigo con 20, en la UO, y nada más lejano de mi realidad... Te quiero muchooo. Les.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdas??? Que pasó con los excesos y el desorden de Carilda???
    Yo también extraño la UO... Sobre todo cuando la mesa era de a 5 y la comida compartida, y CYD pintaba soles, Yetel corría, Yale se hacía "coquitos" por las noches, tu te debatías en incertidumbres... y yo... yo, ahora que lo pienso, era feliz...

    ResponderEliminar
  3. Yo me reconozco en esas palabras, será por esos arcoiris compartidos, los lazos invisibles que nos han unido hasta siempre, ahhh y esos pequeños sueños, esas luces, ese cariño que ha sido bálsamo cuando todo parece venirse encima... un fuerte abrazo hermanita
    Tu brújula sigue en tu corazón, eso es lo más importante y el tiempo vale si es vivido con amor, eso es lo que no debe faltarnos, no importa si vamos ya para los 30, solo así tendremos esas estrellas que saben reír, y pondremos las manos una y otra vez...

    ResponderEliminar
  4. Buen post..Retoma el ritmo de publicación de tu blog.

    ResponderEliminar